12 recomendaciones de seguridad en el uso de tarjetas de crédito

12 agosto, 2016 by in category Consumo tagged as with 0 and 0
Home > Noticias > 12 recomendaciones de seguridad en el uso de tarjetas de crédito

Según la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), en España, durante 2014, el fraude asociado al uso de las tarjetas de crédito alcanzó los 46 millones de euros. Una cifra nada desdeñable. El 64% de las operaciones fraudulentas se produjo en las transacciones online, el 32%, en comercios tradicionales y el 4% restante en operaciones relacionadas con los cajeros automáticos. Ante este panorama, y viendo el creciente uso de la tarjeta de crédito, no está de más que los consumidores tomemos conciencia de este riesgo y apliquemos medidas para evitarlo. Pero, ¿qué podemos hacer?

cancelar tarjeta

  • En caso de pérdida de tarjetas, hay que ser actuar con la máxima rapidez, llamando a la sucursal bancaria para anularla, apuntando fecha y hora de la llamada a la entidad (para así demostrar que el aviso se hizo a tiempo). Consulta también tus movimientos bancarios: asegúrate que tu tarjeta no ha sido utilizada. Todos sabemos lo engorroso que puede llegar a ser todo este proceso… afortunadamente existen servicios que nos lo ponen mucho más fácil, realizando estos trámites por nosotros. Así, el proceso para cancelar tarjeta se reduce a una sola y simple llamada.
  • Atento al skimming. Esta técnica fraudulenta consiste en la clonación de la tarjeta en el mismo momento en el que se produce la transacción. Los criminales utilizan un sistema que, implementado sobre todo en cajeros automáticos, consigue capturar la información de la banda magnética de tu tarjeta. El consumidor, sin embargo, pocas precauciones puede tomar: avisa a la entidad o organización cuando observes algo extraño en el cajero. Para evitar el skimming, es el proveedor del servicio el único que puede actuar, aplicando medidas antiskimming que detectan la manipulación fraudulenta de un sistema de pago.
  • Una recomendación de cajón: nunca, bajo ningún concepto, des la clave PIN a alguien… aunque te ofrezca caramelos a cambio. Asegúrate, en el momento de realizar una operación, en un cajero o una tienda, que nadie vea el número que tecleas. Y, por razones obvias, no escribas el PIN en la misma tarjeta. Es mucho más recomendable ejercitar tu memoria.
  • Si compras online, asegúrate que lo haces en un sitio seguro. Para comprobarlo, echa un vistazo a la URL de la página en la que realizas la compra. Si empieza por https puedes estar tranquilo: se tata de un protocolo destinado a la transferencia segura de datos.
  • Inmunízate contra el phising. Este fraude consiste en la suplantación de la identidad, por parte de un cibercriminal, de una organización o empresa. Pasándose por alguien que no es, el defraudador consigue los datos del consumidor para utilizarlos con fines maliciosos. Existen software antiphising, los cuales pueden identificar actividades sospechosas en correos electrónicos y sitios web. Una manera de asegurarte que tu navegación online se produce de una manera segura.
  • Intenta evitar la compra de productos o servicios cuando navegues en lugares públicos. En bares, cafeterías o centros comerciales, los datos que transfieres pueden ser controlados por el gestor de la red wifi, con lo que podría capturar la información de tu tarjeta bancaria para utilizarla en su favor.
  • Es recomendable que, para tus compras online, utilices tarjetas prepagadas, que limitan la cantidad de dinero que se puede transferir. De este modo, en caso de ser estafado, te aseguras de que el fraude no llega a males mayores… peor podría haber sido quedarse a 0 en tu cuenta de ahorros…
  • Desactiva la función “autocompletar” de tu navegador. Ésta recuerda la información que has insertado en los formularios de compra, de manera que un estafador podría, si consigue acceder a tu sistema, recoger tus datos de una manera muy rápida y limpia.
  • No guardes tus tarjetas en la billetera.  Los frecuentes robos de ésta se convierten en un fuerte dolor de cabeza, sobre todo, por la pérdida de las tarjetas. Intenta guardarlas en un lugar aparte. Podrás perder la calderilla, pero no todo el dinero que tienes en tu cuenta bancaria.
  • Al recibir una nueva tarjeta de crédito, la primera cosa que debes hacer es firmarla. Identifícate rápidamente para evitar posibles suplantaciones de identidad. Y destruye tu tarjeta vieja: nunca se sabe qué podría pasar con ella.
  • La utilización de tarjeta de crédito es más segura que la tarjeta de débito. Cumple con mayores medidas de seguridad en cuanto a la protección de datos del consumidor, además de ser más rápida en relación a los procesos de compra y, en caso que sea necesario, de reclamación.
  • Tampoco es mala idea utilizar tarjetas securizadas: consiste en vincular un password exclusivo en tu tarjeta a aplicar en las compras online. Uno de los sistemas más seguros tiene que ver con el recibo de un SMS, enviado por la entidad bancaria, que te informa de la contraseña para continuar con una determinada transacción financiera.

Foto: cortesía de Stuart Miles de freedigitalphotos.net

Add comment

© 2014 Empirica Influentials & Research