Las marcas blancas en la alimentación: un nuevo sabor

5 diciembre, 2009 by in category Marcas, marcas blancas tagged as , , with 0 and 0
Home > Noticias > Las marcas blancas en la alimentación: un nuevo sabor

Todos nos acordamos de alguna ocasión en que, siendo niños, nuestras madres nos han comprado algún producto parecido al que nosotros intensamente deseábamos, pero más barato y, por supuesto, de una marca desconocida. Para las marcas fabricante, ya se planteaba entonces el problema de la competencia con las marcas blancas.

Sin embargo, no lo tenían tan complicado como hoy día. Eso fundamentalmente por una razón muy sencilla: los productos alternativos no estaban tan logrados y eso nos provocaba una gran decepción. Pagar menos por el cacao en polvo quería decir que no íbamos a disfrutar lo mismo a la hora de desayunar, mientras que la bollería barata le quitaba la alegría a la merienda.

Pero ya no es así. Mejor dicho: son muy pocos los productos alimenticios de marcas de renombre que mantienen unas características organolépticas únicas y todavía exclusivas. En este momento se me ocurren Coca-cola, Pepsi-cola, Pringles, alguna variedad de Lay’s, quizás alguna marca up-market de helado para los paladares más sibaritas. Seguro que hay más. seo links Pero no van más allá. Un 40% de las ventas en España corresponde a marcas blancas o de la distribución. Eso quiere decir que la gran mayoría de productos que podemos encontrar en el mercado tiene un competidor más barato, suficientemente refinado en el sabor como para que al consumidor le cueste mucho enterarse de la diferencia en el gusto. Sin contar que la intervención industrial en el gusto de muchísimos más productos alimenticios (huevos, leche, queso, etc.) es necesariamente limitada y la posibilidad de modificar su sabor casi inexistente.

Hace sólo 20 años, las marcas fabricante dominaban los lineales de los supermercados gracias sobre todo a unos sabores que justificaban, al menos parcialmente, el mark-up en el precio. ¿Qué ha pasado entonces en estas últimas dos décadas?

Gracias a diversos factores como los nuevos avances en tecnología alimentaria, un mayor poder de negociación y exigencia de las cadenas de distribución o la imposibilidad de diferenciarse provocada por algunas marcas cuando producen marcas propias y de la distribución, han permitido el desarrollo y la creación de productos con sabores y texturas muy similares a los productos de marca fabricante, que hasta ese momento se presumían atacables sólo en precio. Nuevos productos que cuidan el sabor tanto como el envase y que se traducen en un desafío constante para las grandes marcas, que observan impotentes como cada día como les abandonan sus clientes.

3cremasTómense como ejemplo las cremas de cacao de untar. Un producto clásico con dos marcas superconocidas: Nocilla y Nutella. En los primeros años noventa recuerdo haber probado las cremas de untar más baratas que se vendían bajo las distintas marcas de la distribución. No había comparación posible. O no tenían la textura, o la densidad. Cuando tenían la densidad y la textura, eran demasiado dulces, o sabían demasiado de avellana y demasiado poco de cacao.

En cambio, la semana pasada probé el producto Choco-nussa, que se puede encontrar en Lidl en el mismo lineal de Nocilla y Nutella y que se vende a la mitad de precio (por kilo). Pues, resulta que la Choco-Nussa ha suplantado mi fidelidad a las marcas fabricante incluso en una categoría de producto (cremas de cacao de untar) que yo creía muy difícil de copiar. A la mitad de precio, se ha ganado con pleno derecho mi preferencia.

¿Quiere decir eso que el fin de Nocilla y Nutella se está acercando? Por supuesto que no. Ambas marcas (de Nutrexpa la primera y Ferrero la segunda), gozan de una popularidad excepcional y es poco probable que pierdan sus respectivas cuotas de mercado. Nutella puede contar con uno de los grupos más numerosos de fans en Facebook mientras que Nocilla, en España, ha dado su nombre nada menos que a un movimiento literario (la Generación Nocilla). Ambas marcas tienen un valor afectivo que va mucho más allá del producto al que se asocian. Unos auténticos iconos casi sagrados para muchísimos consumidores religiosamente fieles.

1 Comment

  • Maria Fernanda
    on 5 diciembre, 2009 Responder
  • Marcos
    on 6 diciembre, 2009 Responder

    Mi conclusión es que las Marcas de siempre las lideres, conviven con las marcas blancas y cada uno compra la que consdera que satisface sus necesidades o gustos. Nunca las marcas blancas nos harán olvidar a las originales de toda la vida que nos dan garantia y calidad.

    • Autor
      Lorenzo
      on 12 diciembre, 2009 Responder

      Sí. De hecho todos hay muy pocos consumidores “puros” de marcas blancas. Todos metemos en el carro de a compra una combnación de marcas blancas y marcas fabricante. Hay que ver cómo la distribución % entre las dos evolucionará.

  • Jose Manuel
    on 8 diciembre, 2009 Responder

    Es cierto no se pueden olvidar muchas marcas que han marcado momentos en nuestras vidas de alguna forma. Quedan grabadas junto a determinadas epocas, sin duda esta fidelidad no se rompe facilmente. Ahora el aumento de consumo en marcas blancas es debido en un altisimo porcentaje a la situación economica.

    • Autor
      Lorenzo
      on 12 diciembre, 2009 Responder

      Estoy de acuerdo sobre el vinculo emocional que se puede generar con algunas marcas (“aquellas que han marcado momentos en nuestras vidas”). Pero, si nos fijamos, de éstas hay muy pocas.

  • ana
    on 9 diciembre, 2009 Responder

    Las marcas de siempre también cambian su sabor y sus texturas. Así es muy dificil que un producto de toda la vida no haya variado un ápice su sabor. Para prueba las natillas Danet, que no tienen ni punto de comparación con las que se comían hace unos años.

    • Autor
      Lorenzo
      on 12 diciembre, 2009 Responder

      Por supusto que sí. Pero mi impresión es que, cualitativamente, ha habido una mejora importante en todos los productos de marca blanca. Eso les complica las cosas a las marcas fabricante, que tienen que hacer un esfuerzo mucho mayor para justificar el mark up de precio.

  • Miguel
    on 11 mayo, 2010 Responder

    Yo añadiría que además de que un producto pueda tener un sabor más o menos conseguido (me refiero a algunas marcas blancas que han copiado bien) no hay que dejarse engañar solo por esto ya que el mundo de la quimica esta superavanzado y lo importante, además de que el sabor este conseguido lo importante es como se ha llegado al mismo, me explico, se utilizan productos de bajo coste o bastante malos y después se trabaja con potenciadores de sabor para que el sabor sea igual, pero es pura quimica. Ojo que la calidad es otra cosa.

  • José
    on 5 marzo, 2012 Responder

    Yo desde peque comía nocilla en los bocatas y me encantaba, pero desde que probé Nutella nunca más he vuelto a comprar nocilla, la diferencia es grande, mucho más rica y con más sabor. Además, una cosa muy importante, Nutella no tiene grasa hidrogenada, coservantes ni colorantes. Esta grasa no es nada buena para nuestro cuerpo, nocilla no ha sustituido esta grasa, por lo tanto otro punto a favor de Nutella.

    • Autor
      Lorenzo Brusattin
      on 7 marzo, 2012 Responder

      Cuando llegué a España Nocilla me sorprendió muy positivamente. Pero mi “socialización primaria” fue con Nutella! Para mi dos excelentes productos.

  • Elisa
    on 8 abril, 2012 Responder

    Creo que hay un fallo… ¿Quiere decir eso que el fin de Nocilla y Nutella se está acercando? Por supuesto que no. Ambas marcas (de Ferrero la SEGUNDA y Nutrexpa la PRIMERA) Corrígeme si me confundo.
    Por lo demás todo muy de acuerdo, no creo que las grandes marcas se acaben pues en muchos productos se llevan el premio en calidad y sabor pero las marcas blancas cada vez mas se van haciendo su hueco (sobre todo en época de crisis) yo por ejemplo sería incapaz de sustituir mis yogures vitalinea por otros desnatados del mercado, los he probado y no, pero sin embargo me da igual comprar pizza “de marca super conocida” a la de Hacendado…no noto tanta diferencia o no me gusta tanto el sabor de la primera como para gastarme el triple..

  • Salva
    on 27 abril, 2012 Responder

    El futuro de las marcas blancas es apostar por la diferenciación, sinó cuando se recuperren los bolsillos volveremos a las marcas.Sólo por mejorar y seguro de que ha sido una simple equivocación. Nocilla es de Nutrexpa y Nutella de Ferrero :)

Add comment

© 2014 Empirica Influentials & Research