Un yogur para cada mujer

5 octubre, 2011 by in category Consumo, Publicidad tagged as with 0 and 0
Home > Noticias > Un yogur para cada mujer

Tal y como se está poniendo el mercado de los yogures las mujeres parecemos estar al borde de un ataque de nervios ante los refrigerados del super al no saber qué yogur elegir. No sé si seguir llamandolos yogures o empezar a llamarlos productos lácteos, tal vez sea una futura manera de diferenciar las marcas blancas de las grandes marcas de consumo: unos producen yogures y otros sofisticados productos lacteos asociados a un nombre concreto de marca. Toda esta reflexión me surge porque el continuo bombardeo mediático de productos lacteos me está produciendo casi ansiedad a la hora de comprar yogures porque tengo que llegar a pensar en qué momento y con qué finalidad última voy a tomar ese yogur. Existenten todo tipo de yogures para cubrir una necesidad concreta. Tenemos yogures para favorecer el tránsito intestinal, para reducir el colesterol, que ayudan a las defensas, dieteticos, para intolerantes a la lactosa, con aportes extras de calcio, para la primera infancia, para adolescentes… No sé si me he dejado alguno en el tintero.

Ante la crisis lo que prima es la imaginación y cómo diferenciarse  en un producto de gran consumo cuya competencia es enorme y cuya dificultad de producción es baja, es una ardua tarea de reinvención: una gran estrategia de marketing con una brillante campaña de comunicación. Crear nuevas necesidades, nuevos productos, en este caso reinventando el yogur incrementando su valor añadido en una sociedad obsesionada con el cuidado personal y la salud, porque si hay algo en lo que no se recorta en tiempos de crisis (salvo los poderes públicos) es en salud.

Una vez encontrado el valor añadido hay que encontrar al prescriptor. En este caso es muy efectivo  una celebrity que nuestro cerebro entienda como de confianza. Las investigaciones de Robin Dunbar sostienen que el cerebro, en caso de las celebrity, se confunde y cree conocerlas simplemente al  verlas asiduamente en la televisión. Esta confusión involuntaria hace que inconscientemente entendamos que el mensaje de la celebrity es un mensaje dado por una persona de confianza.

Hasta aquí todo perfecto, el problema es qué pasa si estoy delante de la nevera del super y pienso: estoy a dieta y me iría bien algo para no tener apetito, pero… esto del transito intestinal también me iría bien, pero no me sacia, y la soja ¿será más saludable?, ya, pero, es que además tengo colesterol… No digamos si además estás ya en la menopausia ¿qué yogur compro? ¿uno para cada momento del día? ¿y si me alimentara solo de yogures…..

La crisis agudiza el ingenio de las marcas y sofistica el consumo, complicándonos la decisión de compra al consumidor aunque, eso sí, según nos prometen, por el bien de nuestra salud.

Foto: Yogures por Gonmi

Add comment

© 2014 Empirica Influentials & Research