Storytelling y marketing electoral

16 septiembre, 2015 by in category Marketing tagged as , with 0 and 0
Home > Noticias > Storytelling y marketing electoral

El storytelling es una técnica, aplicable a infinidad de ámbitos sociales distintos, cuya pretensión es la de generar engagement entre la audiencia mediante la narración de historias. Una sucesión lineal de hechos es más comprensible para el ser humano (encontramos leyendas en todas las culturas) que la presentación de hechos aislados, separados de cualquier tipo de contexto, y que a menudo se quedan en el ámbito de lo abstracto y lo ininteligible.

storytelling

Explicar historias engancha al oyente. Los niños aprenden valores y moralejas mediante los cuentos… porque les apasionan los cuentos. Y a los adultos, que no dejan de ser niños grandes, también les gustan las historias. Crear una narrativa sobre una determinada marca puede ayudar a los estrategas del marketing a dirigir al consumidor hacia determinados mundos simbólicos.

Y la política, en su vertiente electoral, también es un producto. En unas elecciones, compramos (elegimos) el producto (un partido político) que mejor nos vende sus ventajas. Y para hacerlo, estos partidos crean narrativas que les posicionen en un determinado espacio ideológico y les ayuden a diferenciarse del resto de partidos. Aunque a menudo las diferencias reales, las existentes a un nivel más profundamente ideológico, sean inexistentes… el storytelling convierte esta no-diferencia en un auténtico abismo que diferencia claramente al partido A del partido A’. Ingeniería de marketing electoral.

En este sentido resulta muy interesante la comparativa entre la estrategia de comunicación de Podemos y de Izquierda Unida. Dos ejemplos de partidos que comparten gran parte del ideario político y que se pondrían de acuerdo, muy probablemente, en relación a cuáles son las medidas políticas más adecuadas para dirigir el país en una determinada dirección.

Pero les diferencia su manera de contar la historia. Izquierda Unida tiene un relato, un discurso, anclado en el pasado… cosa que desde un punto de vista intelectual no debería ser erróneo. Pero los discursos sobre la lucha de clases, sobre el capital como el culpable de todos los problemas, sobre la distinción izquierda-derecha… han dejado ya de vender. No son creíbles para una gran parte de los consumidores, digo electores, perdón.

A mi entender, Izquierda Unida se ha enrocado en un discurso demasiado honesto. Y con  “honestidad” no me refiero a que sean los propietarios de la verdad, sino que dicen aquello que realmente creen con el objetivo de conseguir votos. Su estrategia, en este sentido, es honesta.

Pero con la simple honestidad intelectual no se ganan unas elecciones. Hay que envolver el producto con un halo lo suficientemente atractivo como para que los consumidores, digo los electores, lo compren.

Y he aquí el éxito de Podemos: un partido advenedizo que ha reelaborado la historia de Izquierda Unida para ponerla en otro plano, para darle aires de novedad. Han cambiado el frame, el enfoque, sobre la historia.

Ya no hay izquierda-derecha, ni lucha de clases… en el “cuento” de Podemos, unos seres malignos movidos solo por el autointerés se posicionaron durante años y años arriba, en el poder,  acabando viciados y apolillados por el hecho de ocupar durante tanto tiempo el mismo sillón de un despacho lleno de humo… hasta que explotó una gran crisis económica cuyos efectos perjudicaron muy negativamente a los de abajo, al pueblo, mientras los de arriba (la casta) seguía enriqueciéndose sin cesar. Y aquí está Podemos: el partido que nos librará de esta casta.

Su historia es nueva, fresca, alejada de la clásica perspectiva marxista ofrecida por IU. Y ha generado engagement. Prueba de su éxito son los resultados de las últimas elecciones municipales, en las que incluso consiguieron hacerse con las alcaldías de las dos ciudades más importantes del país. Su estrategia de comunicación ha funcionado. “Izquierda-derecha” se ha convertido en “arriba-abajo”. “Lucha de clases” se ha transformado en “casta VS pueblo”. Mismas ideas de fondo, distintos símbolos. Así ha construido Podemos su narrativa.

La política, según el frame desde el que analizo la realidad, no deja de ser una lucha por el poder. Y si no se está en el poder, no habrá posibilidad de cambiar las cosas. Aquí radica la importancia de desarrollar una buena estrategia de comunicación… desgraciadamente, no vivimos en una sociedad enteramente racional, en la que las discusiones políticas se centren únicamente en argumentos intelectualmente honestos… y el recurso a la construcción simbólica de la realidad se hace indispensable para poder aplicar efectivamente un determinado programa político. Sí… el fin justifica los medios.

 

Add comment

© 2014 Empirica Influentials & Research