Marketing impreso

11 enero, 2016 by in category Marketing tagged as with 0 and 1
Home > Noticias > Marketing impreso

Supongo que, si estás leyendo estas líneas, tienes ya claro que la aplicación de nuevas tecnologías de la información ha supuesto una ruptura en la manera de hacer marketing. La inversión publicitaria en medios digitales, por poner ejemplo, ya supone un 23% del total de inversión en publicidad.

imprenta online

Sin embargo, el marketing digital no ha venido para sustituir al marketing más convencional. Más bien abre un nuevo campo de batalla: las marcas que han apostado por el digital han ganado ventaja competitiva, cosa que ha empujado al resto de marcas, en una decisión táctica, a seguir el mismo camino. Pero esto no implica que haya que dejar de lado el marketing más tradicional… aplicar acciones convencionales puede darnos ventaja competitiva en otros campos de batalla.

El formato impreso sigue teniendo mucha relevancia para el marketing. Sobre todo debido al hecho que su utilización permite generar un vínculo mucho más emocional con el consumidor. Los lectores fervorosos, un poco fetichistas, sabrán que el valor de un libro físico es mucho más alto que el de un frío ebook descargado en Amazon. El elemento físico dota de más contenido emocional a los productos.

Y es precisamente ahora, cuando parece que las empresas están dejando de apostar por el marketing impreso, cuando éste gana más importancia: llevarlo a cabo puede darnos más ventaja sobre nuestros competidores.

Por poner un ejemplo, vemos que actualmente se ha reducido la cantidad de publicidad que, como consumidores, recibimos por correo ordinario. En mi buzón, al menos, ya hace mucho tiempo que no me encuentro con este tipo de publicidad. Hoy en día, el email marketing es el rey del marketing postal… pero su aporte de valor como acción se ha reducido en gran medida debido al numeroso grupo de competidores. El consumidor recibe cientos de impactos vía mail, los identifica con spam, le son molestos.  Conseguir diferenciarse es cada vez más difícil.

Iniciar una estrategia de correo físico, en este sentido, te colocaría en un tablero de juego sin apenas competidores. Diferenciarse, y situarse en un privilegiado lugar en la mente del consumidor, sería mucho más fácil. No es una mala idea, pues, volver al marketing impreso. Las nuevas tecnologías, además, te acercan la posibilidad de disponer de todos los recursos necesarios a través de una imprenta online. Con tan solo unos clics.

La publicidad postal no es, sin embargo, la única acción de marketing impreso que se puede llevar a cabo… desde Marketing y Consumo te recomendamos que apuestes por las siguientes técnicas de marketing, siempre teniendo en cuenta cuál es tu sector de mercado y cuál es tu público objetivo:

  • Reparte tarjetas de visita. Sí, LinkedIn ha cambiado el modo en el que nos relacionamos profesionalmente… pero no hay nada más cercano que una tarjeta para conectar con un cliente. No seas muy spammer con el reparto de éstas; dalas solo a las personas que previamente han mostrado cierto interés en tu persona o en tu trabajo. Y, sobre todo, mantenla actualizada y con un diseño adecuado a los tiempos. Quizá las tarjetas que imprimiste en el 1973 ya no te sirvan… Elige un buen papel: recuerda que quieres dar una imagen de calidad.
  • Distribuye folletos. Esta clásica técnica sigue teniendo especial vigencia, sobre todo en determinados sectores. En turismo, por ejemplo, son imprescindibles para que los viajeros conozcan servicios que, de otro modo, ni tan siquiera sabrían que existen. Trípticos distribuidos estratégicamente en hoteles, hostales o pensiones suelen ser el primer punto de contacto con el cliente potencial.
  • Elabora documentos corporativos. Especialmente útiles en el caso de productos de alto valor económico, para los que suele ser necesario un largo proceso de reflexión previo a la compra. No nos engañemos: aquello que se presenta en papel sigue teniendo un nivel de prestigio social más alto que lo publicado online. Aprovéchalo. Distribuye textos claros, diáfanos y, sobre todo, inteligibles para el lector. Y cuídalo al detalle: la buena presentación del documento es prácticamente más importante que su contenido.
  • Pega carteles. Iniciar la campaña de rebajas sin anunciarlo es como no iniciar la campaña de las rebajas. El consumidor tiene que saber qué le estás ofreciendo. Si tienes un retail, sabrás que la cartelería es un elemento esencial para captar la atención del transeúnte. Diferencia tu diseño. Adáptalo a la imagen de tu marca. Y, sobre todo, habla claro y directo.

El marketing digital es, hoy en día, esencial en la estrategia de marketing de cualquier empresa. Pero no es el único punto de contacto a través del que puedes conectar con el consumidor. Y quizás tampoco sea el más determinante. Utilizar adecuadamente el abanico de posibilidades de una estrategia omni-channel, en la que incluyas la difusión de material impreso, es indispensable.

Fotografía de BrandonSigma, cortesía de freedigitalphotos.net

Add comment

© 2014 Empirica Influentials & Research